ministry of cannabis es elegir la variedad de semillas de cannabis que queremos plantar. 00 Seeds nos ofrece variedades autoflorecientes con unas buenas producciones que oscilan entre los 300gr y los 550gr por metro cuadrado con unos niveles de THC de entre el 12 y el 18%, muy buen rendimiento si a ello le juntamos su económico precio, se convierte en una genial opción para el cultivador.
Manipular las semillas de marihuana hemos de ser precavidos y tener nuestras manos bien limpias antes de manipularlas porque pueden coger bacterias perjudiciales para la germinación de las mismas es conveniente si es posible usar unos guantes de látex afín de no contaminar las semillas y en caso de cogerlas con las manos desnudas agarrarlas por la cabeza cascarón de la semilla hemos de evitar tocar la raíz con las manos.
Ha de estar en un sitio de entre 18 y 28 ºc, si puede ser no usaremos aparatos eléctricos tipo dvd router para calentar pues pueden resecar el algodón y dañar las semillas irreversiblemente, es preferible que tarden un dia más y las tengamos a temperatura ambiente que aplicar calor por impaciencia y estropearlo todo.
Dentro de sus cualidades está su resistencia a las pla , oídio, moho y demás adversidades derivadas en la mayoría por su climatología, lo que hacen de ella un variedad muy acertada para el cultivo exterior, ya sean climas secos como los del sur húmedos y lluviosos como los del norte.
Además, no tendrán fuerza para desprenderse por si mismas del cascaron”, por lo que debéis ayudarlas una vez que hayan sacado la raíz y al plantarlas, dejar los cotiledones sin enterrar para que comiencen a recibir luz y realizar la fotosíntesis poco a poco.
En el caso de sembrar semillas autoflorecientes regulares sin saber su sexo, debemos tener la preocupación de eliminar aquellas plantas macho nada más las identifiquemos hacia el final de su cultivo, con el objetivo de evitar que fecunden a las plantas femeninas ya que de no ser así estropearán su producción.
Las semillas feminizadas ofrecen una serie de ventajas muy atractivas para todo tipo de cannabicultor ya que permiten agilizar el cultivo y son las preferidas en cultivos de interior por su estabilidad, alta producción, calidad del producto final, ahorro de espacio y fácil cultivo, mientras que en cultivos de exterior son las más idóneas para plantar en temporada.
Cuando se tiene en cuenta el hecho de que el cultivo en macetas, generalmente, requiere varios trasplantes a lo largo de la vida de la planta, a macetas progresivamente más grandes, solo el coste de las macetas puede llegar a unos ciento y poco para un pequeño cultivador, y, posiblemente, incluso a miles en el caso de los que cultivan a gran escala.
Y es que si no se emplean las medidas correctas, que son realmente mínimas para este tipo de cultivo, el efecto puede ser el contrario: que las plantas crecerán mucho, incluso más de lo que quisiéramos, pero al no corresponder la cantidad de ácido con el número de plantas, las hojas de éstas no tendrán la calidad que se espera de ellas.
Una vez que los cotiledones han abierto y comienza a formarse el primer par de falsas hojas (se les llama así porque no tienen peciolos), les pondremos una luz bastante mas fuerte, dependiendo del tamaño de nuestro armario de cultivo podremos usar un bajo consumo de 150w una lampara de halogenuros metálicos de 400w 600w.
De las semillas de cannabis podemos obtener plantas hembras, macho hemafroditas (que contienen ambos sexos), si solo queremos plantas hembra, mejor es plantar las conocidas como semillas de marihuana feminizadas, estas semillas producen un 99,7% de plantas hembras, vamos todo mujeres y te evitan el tener que vigilar tu cultivo en busca de plantas macho.
Empezamos por remover la tierra hasta que quede lo más esponjosa posible; luego se humedecerá el sustrato (sin demasiada agua para evitar que la tierra quede compacta) y, a continuación, se introducirá y tapara la semilla en un pequeño agujero de más menos un centímetro de profundidad.

Share This: