La planta de cannabis se utilizó por miles de años en distintas culturas alrededor del mundo para distintos fines, entre ellos, la medicina. Su genética es un equilibrio perfecto entre índica y sativa, y su bajo nivel de THC (7%) y alto de CBD (8%) marcando casi el ratio 1:1 la hace una variedad perfecta para el tratamiento paliativo del dolor crónico. Ha sido posible, en múltiples ocasiones, cruzar variedades ruderalis con plantas dependientes del fotoperiodo, conservando las características de autofloreciente.
A parte de sexar la planta, te interesa cubrir bien la superficie de cultivo para obtener una buena producción y que la planta no sea muy alta y al acabar de estirar durante la prefloración quede demasiado cerca de la luz. La regla más importante a tener en cuenta en la iluminación del cultivo de interior es que conforme se aleja la lámpara de las plantas la intensidad de la luz se reduce enormemente, al doble de distancia llega la cuarta parte de luz.
auto blueberry y macronutrientes, que preparan a la planta para floración aportando fósforo y potasio en pequeña proporción para que cuando cambie el fotoperiodo no la pille por sorpresa y tengamos carencias de esos minerales. semillas haze de los factores que debemos tener en cuenta con el propósito de evitar posibles contratiempos que echen por tierra nuestro cultivo exterior de autoflorecientes en verano son los trasplantes.
Lo que si se puede hacer es crecerlas con la de bajo consumo en interior y luego sacarlas a florecer al exterior, se hacen plantas gigantescas. La extracción y el ventilador, sirven para proporcionas aire fresco y removerlo alrededor de las plantas, a parte de para controlar la temperatura.
Estas variedades están listas en interior en tiempos récords, por lo que cada vez se usan más en cultivos en armarios. Ahora que ya conoces los pros y los contras del cultivo en invernadero y conservatorio, aquí tienes algunos consejos y trucos de los que te puedes beneficiar.
Cuando se desarrolla el enraizado de los clones y los principios de crecimiento de las plántula, gran parte de los cultivadores sólo se limitan a utilizar tus fluorescentes bombillas CFL de luz azul. Las autoflorecientes crecerán durante aproximadamente un mes y automáticamente empezarán a florecer.
Esta planta de Marihuana tiene bastante producción, pero como no se darán las condiciones idóneas no sacaremos tanto, aunque sí más que con otras cepas. Si probamos esta técnica con híbridos de marihuana, observaremos lo siguiente: bajo fotoperiodos de 13 horas de luz y 11 de oscuridad, las plantas florecerán más abundantemente, pero puede que la maduración se alargue unos días.
Este tipo de luz, que consiguen los fluorescentes de bajo consumo, logrará mantener las hojas en las mejores condiciones, evitando que se puedan quemar, bien que nos les llegue la potencia suficiente como para poder desarrollarse. El número de plantas dependerá del tamaño de las mismas… puedes meter cuatro, seis, ocho, … Dependiendo del tiempo que las crezcas y la superficie que ocupe cada una, variará el número de plantas ideal.
Para un buen crecimiento de la marihuana la temperatura diurna debe encontrarse entre los 24-30 ºC y la nocturna entre los 18 y 22 ºC. Durante esta fase se utiliza el abono de floración junto a carbohidratos, con el objetivo de crear resina en los cogollos e impedir que nazcan las flores.

Share This: